Blog Colectivo.Abierto A Toda Mente Despierta Que Desee Colaborar.

Nada Podemos Esperar Sino De Nosotros Mismos!!

miércoles, 2 de noviembre de 2016

La carta de Irma Leites sobre la compra con Diyab en Tienda Inglesa

Texto De Irma Leites
¿Dónde estaban los celulares cuando murieron los 34 presos en las cárceles uruguayas este año?
¿Estallan las redes cuando matan los milicos en los barrios a los gurises y cuando se roban la plata para reconstruir Dolores? No me enteré.
¿Estallaron las redes para condenar al que lucra con la vida de jóvenes?
¿Donde están las imágenes de los cuatro jóvenes calcinados en el galpón de Camino del Andaluz? ¿Alguien sabe porque funcionaba sin autorización de bomberos y barrían la pólvora con escobas? ¿Alguien sabe porque el Ministerio de Trabajo e IMM no controlaron eso?
¿Dónde van los celulares cuando un tipo se mete con una joven y la hostiga?
¿Dónde están los celulares para seguir que hace el tipo que golpea a un discapatacitado?
¿Dónde van los celulares cuando matan a las mujeres?
¿Dónde van los celulares cuando en pleno temporal los cientos que viven en la calle son arrastrados por el viento y comen restos de la basura?
Ah, pero los zombis que pululan cazando pokemones a veces reaccionan. Las muletas de Jihad los despertaron y fuimos rodeados por algunos de ellos, otros se escondían tras las góndolas.
La hipocresía llega a límites inauditos, Jihad levantó la huelga que llevó adelante durante 68 días el 22 de octubre. Hoy sigue sufriendo las secuelas de Guantánamo las físicas y las sicológicas, las sociales y los calambres de una huelga prolongada. Pero la sensibilidad reaccionaria lo sigue condenado.
Espero que ante esta reacción social, tal vez algunas personas, dejen de creer entonces que “clandestinamente” Jihad cruzó todo Brasil sin que ningún celular, ninguna cámara de seguridad lo registrara. Porque seguro recuerdan que sostuvieron que era un peligro, que él era un terrorista suelto en Brasil en el marco de las Olimpiadas…
Las mentiras no tienen patas cortas cuando no se piensa.
¿Qué sea noticia salir de su casa a comprar para comer y porque nada impide que circule por el país y lo acechen los buitres para seguirlo despedazando, no es un injuria social inaceptable? Mi sentido gregario me dice que es un atropello a las más caras señales de solidaridad de este pueblo.
¿Después de la huelga de hambre tiene que seguir de huelga el “hombre libre”? ¿Creen que debe seguir la huelga? ¿No era que decían que era un suicida? ¿Ninguno que hizo huelga comió después? ¿Alguno de ustedes fue a preguntarle a Jihad que precisaba para recuperarse y poder seguir la búsqueda de un sitio por el mundo?
Las redes se parecen demasiado a las viejas que levantan la cortina y dicen:
-Mirá a la hora que vuelve la atorrante esa, anda a saber que estaba haciendo y con quien andaba así vestida…
La única libertad que hay es seguir las reglas si no lo haces te linchan
La falta grave fue: Rodeado de guardias de seguridad, compró verduras, fideos, condimentos, semillas y pescado para compartir. ¡Qué horror! colguémoslo en la picota pública. Me ando olvidando que a mí también me condenaron porque le ayudé, ya que como ustedes saben anda de muletas –por lo bien que lo trataron los yanquis.
Es decir, aparte de que es un blanco móvil, porque los yanquis dijeron que era terrorista tiene una discapacidad motriz y eso lo señala doblemente.
En la Tienda Inglesa uno de los que seguramente sacó su celular fue el señor Jorge Azar Gómez, ya que inició la campaña en su cuenta de internet. Ah y muchos pogres internautas sacan leña del palo ajeno. Siguen la corriente como peces inertes ya muertos.
Porque no hay vuelta: Si no se piensa críticamente se consume basura ideológica.
No importa tanto donde compres sino lo que compres y es el terreno de los principios que no está en venta, señores, aunque me sigan quemando en la hoguera. Porque a los muchos que levantan su flash o escriben “Me gusta” no se los ve en el sitio de la solidaridad, allí donde se escriben páginas anónimas de humanidad.
Me invito e invito a tener un poquito de memoria; con un poquito basta: Jorge Eduardo Azar Gómez, fue embajador de la dictadura cívico militar en las Naciones Unidas es el mismo que también injurió en Nueva York al “Toba” Gutiérrez Ruiz y a Zelmar Michelini y quien solicitó al secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, la expulsión de Wilson Ferreira, Diego Achard, Julián Murguía, Fernando González, Juan Pedro Eyherachar y Juan Raúl Ferreira, como observadores de la Asamblea General en la década del ochenta. Este honorable heredero de la doctrina de la Seguridad Nacional clama por más represión y obvio su reducto lo tiene entre los militares.
¿Donde estaban cuando Jihad fue secuestrado, torturado en Guantánamo y exiliado?
Hoy no salimos a protestar porque el boleto se bancariza y saldrá más para los pobres que no tienen para cargar en una tarjeta. Pero sí condenamos a porque Jihad compró en sujeto a una tarjeta compro en Tienda Inglesa.
La sociedad más consumista de la región sale a hablar en contra de un exiliado por comprar en una gran superficie de venta. Bien correcto.
Propongo:
1- Invito a todos los que se sumaron a la campaña contra Jihad (y claro contra mí) al Boicot a Tienda Inglesa y a las grandes superficies explotadoras. Es decir a una Huelga de consumos.
2- Paralelo a este boicot tendríamos que cruzar por su apartamento y mirar alrededor haber si alguno de los casi 600 refugiados que hay en Uruguay vive en nuestro barrio por si precisan algo y compartir con ellos nuestro pan y sus angustias exiliadas.
3- A su vez pensemos en comer menos porquerías y armar quintas comunitarias y rechazar que nos roben a diario cuando compramos un morrón o un atado de espinacas. Expropiemos las tierras que hoy son propiedad de capitales extranjeros y de las 500 familias ricas en este territorio. Ocupemos las miles de vivienda vacías. Todo eso apoyado en que la Constitución “garantiza” el derecho a la vida, el alimento y la salud. No paguemos más para que nos empastillen y enchalequen.
4- Propongo que a la próxima movida de los trabajadores de los supermercados (en particular de Tienda Inglesa) vayamos todos los que alguna vez compramos allí a apoyar los justísimos reclamos de los trabajadores –que dicho sea de paso- ayer hablé con alguno de ellos para enterarme de las reivindicaciones y de cómo había estado la movida de paro del día anterior. Y según entendí no tuvieron mucho apoyo. Pero soy consciente, de que los que nos sacaron fotos y grabaron no se interesaron por esto y no hay registros hoy en la prensa. Porque estaban muy ocupados en las muletas de Jihad.
5- Para informarnos: Esta cadena de supermercadismo invierte también en el país en soja transgénica, maíz y el 90% del capital es de origen estadounidense perteneciente al grupo Albertsons y Safeway, que tienen más de dos mil locales en EEUU y resulta que son 4000 familias las que son afectadas por la explotación de esta cadena en Uruguay. Así que ¡arriba! a apoyar los reclamos a través de no comprar más y apoyar a las familias afectadas por estos pulpos capitalistas.
6- Sería más humano destruir las mentiras acercándonos, no dejando de que los yanquis nos digan quien es terrorista o no.
7- Preguntando, conociendo llegamos a la verdad. Dejando de discriminar porque de alguna manera si él no tuviera muletas y yo porte de cara nadie se hubiese enterado.
8- Como quiero seguir sin patrón y sin Estado y sin que me señalen que debo sentir, pensar y hacer seguiré siendo políticamente incorrecta.
9- La mejor estrategia para los que mandan es colonizando nuestro pensar, meterse en nuestras cabezas, es matar, es criminalizar, es estigmatizar y hacer que temamos ser solidarios. Que temamos reaccionar y acercarnos a conocer por nosotros mismos que hay detrás del antifaz.
Irma Leites.
Pd: Recuerdo las palabras de Maren y Marcelo Viñar en Fracturas de la Memoria: ¿Cómo se puede medir, no digo un mes de tortura, tan sólo una hora del plantón, el insulto, el puñetazo, la picana? ¿Cómo resarcir años de cárcel? ¿Cómo se saldan doce años de exilio? ¿Se puede recuperar un hijo muerto? No. No se trata de eso porque no hay proporción entre el delito cometido y cualquier forma de sanción que se promulgue ya que no nos va a devolver los muertos, la vida consumida en la cárcel, ni va a hacer desaparecer el miedo que padecimos. Hay un alogón, como decían los griegos, algo fuera de la proporción, de la lógica, de la palabra. La verdad y la justicia eran el acto simbólico de rescate de una memoria imprescindible para la vida de los pueblos y la cultura. Pero el trabajo de la memoria es implacable y si no se recupera simbólicamente reaparece como síntoma en lo individual y en lo colectivo”

viernes, 28 de octubre de 2016

¿Qué pasa realmente en Venezuela? Por Juan Manuel Karg

¿Qué pasa realmente en Venezuela?

Juan Manuel Karg(*)
Venezuela está en boca de todos los medios de comunicación del mundo desde hace algunos años. Si con Hugo Chávez el país caribeño ya era permanente noticia, tras su fallecimiento y con el recrudecimiento de los intentos (legales e ilegales) de apartar al chavismo de Miraflores, está todos los días en las primeras planas de los principales diarios internacionales, con informaciones tergiversadas y maniqueas en una proporción creciente. Venezuela se ha convertido, como lo era Cuba décadas atrás, en la nueva “mala palabra” en las RRII, con el objetivo de fondo de forzar un cambio tras más de tres lustros de chavismo en aquel país, que termine de consolidar a la derecha regional tras su llegada a los gobiernos de Argentina y Brasil (este último, vía golpe parlamentario).
Cuando la oposición a Maduro, nucleada en la heterogénea MUD, conquistó la Asamblea Nacional en diciembre pasado, prometió que en seis meses acabaría con el gobierno del PSUV. Esto en palabras del propio presidente de la AN, el veterano dirigente Henry Ramos Allup. En esos meses, además, se dio el momento más grave de la crisis económica que vive aquel país, con un descenso pronunciado de los precios internacionales del petróleo (variable que comienza a cambiar fruto del acuerdo entre los países OPEP) y dificultades crecientes en el abastecimiento de alimentos. El gobierno ideó una iniciativa que le permitió sortear parcialmente el escenario adverso, aún con notorias dificultades: los CLAP, Consejos Locales de Abastecimiento y Producción, que se constituyeron en un bypass -tal como hacía Chávez con las Misiones respecto al propio Estado- frente a la distribución privada de alimentos, donde aún hoy sigue brillando el acaparamiento.
Pasaron tres trimestres y la derecha, que tiene gran apoyo externo y al alineamiento de diversos medios de comunicación en lo interno, no logró conquistar Miraflores. ¿Qué factores inciden en que no haya podido? Diversos:
a) A diferencia de Brasil, la MUD no controla al poder judicial ni al vicepresidente del país. Tampoco a las FFAA. Una fórmula “a lo Temer” es impensada.
b) El chavismo permea como identidad de gran parte del pueblo venezolano, aún en condiciones adversas. Incluso con aquellos que pudieran estar “desilusionados” con el actual estado de cosas. La consultora opositora Datanálisis, en un reciente sondeo, muestra que al menos 5 de cada 10 venezolanos sigue reivindicando el legado de Chávez. Hinterlaces, por otro lado, muestra que hay una progresiva recuperación del oficialismo ante las nuevas iniciativas económicas.
c) La oposición sigue mostrando dos tendencias nítidas, en una similar situación a la vivida en 2014: un sector dialoguista y otro abiertamente rupturista, que exige “calentar la calle” nuevamente. Capriles, que pertenecía al primer bando dos años atrás, ahora parece abonar a una línea más confrontativa, parecida a la que comandó en 2013, tras el triunfo de Maduro. Esa puja, lejos de quedar enterrada tras la victoria de la MUD en diciembre, sigue sobre la mesa y se acrecentó. Unos culpan a otros de que Maduro siga en Miraflores, y viceversa. Los sectores más radicales, con Tintori y Machado a la cabeza, buscan una insurrección antichavista para la cual no parece haber condiciones objetivas a mediano plazo, tal como queda demostrado en el punto previo.
d) La progresiva suba en los precios internacionales del petróleo y una mejora en indicadores como el riesgo país parecen demostrar que es posible un rebote luego de meses de produndas complejidades. Sobre el primer planteo, la reciente gira de Maduro por países OPEP y no OPEP deja un piso de acuerdos que haría prever un crecimiento de expectativas de cara al año próximo.
En conclusión, con la navidad y las vacaciones cerca parece lejano un inminente “derrumbe institucional” como el que se plantea un sector de la MUD. El referendo también parece lejano, ya que la derecha debería juntar nuevamente el 1% de firmas en los 5 estados impugnados. Sin embargo la estrategia de “calentar la calle” buscará ser legitimada nuevamente, sobre todo desde el plano internacional: las condiciones regionales -sobre todo Argentina y Brasil, por sus respectivos nuevos gobiernos- son bien distintas a 2014, cuando las guarimbas buscaron derrocar a Maduro. Pero la MUD deberá tener bien claro algo: aún cuando cuente con un indisimulable apoyo externo, deberá primero construir condiciones de gobernabilidad a lo interno, algo impensado si al menos 5 de cada 10 venezolanos siguen reivindicando el legado de Hugo Chávez, tal como enunciaramos. A fin de cuentas, se puede intentar erosionar y deslegitimar a un gobierno a distancia, pero no se puede gobernar (y ser elegido previamente) solo con rimbombantes declaraciones de la OEA.


(*)Juan Manuel Karg es Politólogo UBA / Analista internacional
CABA - Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

lunes, 24 de octubre de 2016

"El orden reina en Madrid" por Pablo Iglesias Turrión

El orden reina en Madrid

por Pablo Iglesias Turrión

(Original en http://blogs.publico.es/pablo-iglesias/1089/el-orden-reina-en-madrid/)

Costó pero lo consiguieron; un acuerdo entre PP, Ciudadanos y PSOE mantendrá a Rajoy en el gobierno el tiempo que sea necesario. Las oligarquías pueden dormir tranquilas. O quizá no tanto.

Los culatazos de la soldadesca mediática pro Gran Coalición nos han golpeado sin descanso desde que irrumpimos en el Parlamento europeo y, en estos últimos días, su rabia ha llegado a extremos desesperados con editoriales que, en el futuro, llamarán la atención de los historiadores. Los consejos editoriales de El País y El Mundo ya no rivalizaban tanto en la defensa de Rajoy, como en quien nos atacaba con más virulencia. Se terminó el reparto simbólico de posiciones también entre lo grandes periódicos. Una protesta estudiantil contra los padres de la patria es violencia, y fascismo, y ETA y, por supuesto, ha sido alentada por Podemos. Y que nadie se equivoque, los moros esos del CIE de Aluche tenían todos antecedentes “policiales” y que viva el Ministerio del Interior.

En estos días todo el mundo se ha quitado la careta y lejos de mostrar su fuerza han mostrado su pérdida de hegemonía. Hasta mi muy querido Torreblanca, a la sazón director de opinión de El País y colega de profesión, ha perdido su flema académica británica y me ha exigido que condene. Yo el terrorismo siempre lo he condenado, el de Estado también. Jordi Évole es de los pocos grandes creadores de opinión que se resiste a ser adicto al régimen y vacila sin piedad diciendo en Twitter que su programa sobre la eutanasia nada tiene que ver con lo que pasa en el PSOE. No es fácil asomar la cabeza en los tiempos que corren; algún día podremos contar lo que nos cuentan algunos amigos periodistas que trabajan donde trabajan. Si lo contáramos hoy perderían seguramente sus empleos. ¿Lo dudan? Pregunten a Nacho Escolar o a Fernando Berlín cual es precio de hablar de la vida panameña de Cebrián.

Y sin embargo el nuevo orden de Madrid ha dejado a los espartaquistas más vivos y más fuertes que nunca. Quien nos iba a decir hace unos años que amargaríamos la vejez de los padres fundadores del intelectual colectivo de la Transición. Evaristo Páramos, en una de sus letras memorables decía: “Cómo disfrutan esos viejos aunque no se les levante ya”. Perdonen la prosa cipotuda (ole tú Íñigo Lomana) pero creo que ya ni disfrutan.

La clave fundamental para entender lo que está ocurriendo la ha señalado Alberto Garzón: hay nostalgia de una izquierda de orden, dócil, temerosa de Dios, del régimen y de su propio pueblo, que pase por el aro y ponga las cosas fáciles. Una izquierda que condene a los estudiantes de la Autónoma, que no crea las denuncias de malos tratos de los muchachos que se amotinaron en Aluche (al fin y al cabo tenían antecedentes “policiales”), que no cuestione el Pacto de estabilidad, ni el sistema electoral, una izquierda que asuma su posición subalterna como debe ser. En las últimas semanas no paran de buscarla o de inventársela. Algunos de los interpelados a ser los moderados se sienten estúpidamente cómodos con la etiqueta y hasta ayer firmaban manifiestos favorables a gobiernos transversales estilo Il Gattopardo (que gobierne el PSOE con Ciudadanos y que nosotros les digamos que sí). Otros, más lúcidos, han acabado asumiendo la cruda realidad de que nos toca ser la alternativa y estar enfrente, entre otras cosas porque nuestra militancia nos quiere enfrente, no como cooperadores necesarios de operaciones gatopardianas.

Lo fundamental de esta nueva transición que estamos viviendo es precisamente que hay un nuevo sujeto político, heterogéneo y plurinacional, con más de 5 millones de votos a sus espaldas, que no pasa por el aro y que además tiene la osadía de no autoencajonarse en las instituciones.

Tengo curiosidad por conocer los adjetivos que nos dedicarán en la próxima y esperada sesión de investidura. Últimamente somos el objetivo predilecto de los intervinientes de los tres partidos del orden. Y es que no somos la oposición porque lo digamos nosotros, sino porque ahí nos ponen ellos cada día ¿De quién habló hoy Elena Valenciano? ¿A quienes tenían que sacar de cualquier gobierno los clockwork orange boys de Villacís? ¿Quién es el “enemigo populista”? ¿Quién está “fuera del sistema”? Somos la oposición porque allí nos han llevado y la asumiremos con orgullo. Pero les aseguro que nosotros preferimos gobernar y nos seguiremos preparando para ello. Tengan por seguro que tarde o temprano ocurrirá.

¿El orden reina en Madrid? Hoy cayeron todas las caretas y como dijo aquella mujer genial hace casi cien años “¡esbirros estúpidos! Vuestro orden está edificado sobre arena”.

martes, 4 de octubre de 2016

Rebeldes islamistas asesinan a niño de 13 años “por insultar a Dios”

Unos testigos han logrado publicar material de unos combatientes leales a Jund al-Aqsa (filial siria de al-Qaeda) matando a un niño sirio de 13 años, en una ejecución sumaria. El niño, cuyo nombre es desconocido para Al-Masdar Noticias, fue acusado de blasfemia por el grupo yihadista.

El niño es ejecutado junto con un hombre adulto desconocido; Por otra parte, el video también muestra a varios niños soldados de Jund al-Aqsa, que llevaron a cabo las ejecuciones.

El material está disponible abajo - contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad del espectador:
(Nota: Imágenes fuertes.Si se desea, ver en el enlace original en https://www.almasdarnews.com/article/rebeldes-islamistas-asesinan-nino-de-13-anos-por-insultar-dios-video18/)

Hace unos meses, una controversia similar tuvo lugar en el campo de refugiados de Handarat, en Alepo, donde un niño palestino fue decapitado por Harakat Nour al-Din al-Zenki, otro grupo islamista.

martes, 2 de agosto de 2016

Vicenç Navarro: Marx llevaba bastante razón

Marx llevaba bastante razón

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

Como consecuencia del enorme dominio que las fuerzas conservadoras tienen en los mayores medios de difusión y comunicación, incluso académicos, en España (incluyendo Catalunya), el grado de desconocimiento de las distintas teorías económicas derivadas de los escritos de Karl Marx en estos medios es abrumador. Por ejemplo, si alguien sugiere que para salir de la Gran Recesión se necesita estimular la demanda, inmediatamente le ponen a uno la etiqueta de ser un keynesiano, neo-keynesiano o “lo que fuera” keynesiano. En realidad, tal medida pertenece no tanto a Keynes, sino a las teorías de Kalecki, el gran pensador polaco, claramente enraizado en la tradición marxista, que, según el economista keynesiano más conocido hoy en el mundo, Paul Krugman, es el pensador que ha analizado y predicho mejor el capitalismo, y cuyos trabajos sirven mejor para entender no solo la Gran Depresión, sino también la Gran Recesión. En realidad, según Joan Robinson, profesora de Economía en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, y discípula predilecta de Keynes, este conocía y, según Robinson, fue influenciado en gran medida por los trabajos de Kalecki.

Ahora bien, como Keynes es más tolerado que Marx en el mundo académico universitario, a muchos académicos les asusta estar o ser percibidos como marxistas y prefieren camuflarse bajo el término de keynesianos. El camuflaje es una forma de lucha por la supervivencia en ambientes tan profundamente derechistas, como ocurre en España, incluyendo Catalunya, donde cuarenta años de dictadura fascista y otros tantos de democracia supervisada por los poderes fácticos de siempre han dejado su marca. Al lector que se crea que exagero le invito a la siguiente reflexión. Suponga que yo, en una entrevista televisiva (que es más que improbable que ocurra en los medios altamente controlados que nos rodean), dijera que “la lucha de clases, con la victoria de la clase capitalista sobre la clase trabajadora, es esencial para entender la situación social y económica en España y en Catalunya”; es más que probable que el entrevistador y el oyente me mirasen con cara de incredulidad, pensando que lo que estaría diciendo sería tan anticuado que sería penoso que yo todavía estuviera diciendo tales sandeces. Ahora bien, en el lenguaje del establishment español (incluyendo el catalán) se suele confundir antiguo con anticuado, sin darse cuenta de que una idea o un principio pueden ser muy antiguos, pero no necesariamente anticuados. La ley de la gravedad es muy, pero que muy antigua, y sin embargo, no es anticuada. Si no se lo cree, salte de un cuarto piso y lo verá.

La lucha de clases existe

Pues bien, la existencia de clases es un principio muy antiguo en todas las tradiciones analíticas sociológicas. Repito, en todas. Y lo mismo en cuanto al conflicto de clases. Todos, repito, todos los mayores pensadores que han analizado la estructura social de nuestras sociedades –desde Weber a Marx- hablan de lucha de clases. La única diferencia entre Weber y Marx es que, mientras que en Weber el conflicto entre clases es coyuntural, en Marx, en cambio, es estructural, y es intrínseco a la existencia del capitalismo. En otras palabras, mientras Weber habla de dominio de una clase por la otra, Marx habla de explotación. Un agente (sea una clase, una raza, un género o una nación) explota a otro cuando vive mejor a costa de que el otro viva peor. Es todo un reto negar que haya enormes explotaciones en las sociedades en las que vivimos. Pero decir que hay lucha de clases no quiere decir que uno sea o deje de ser marxista. Todas las tradiciones sociológicas sostienen su existencia.

 Las teorías de Kalecki

Kalecki es el que indicó que, como señaló Marx, la propia dinámica del conflicto Capital-Trabajo lleva a la situación que creó la Gran Depresión, pues la victoria del capital lleva a una reducción de las rentas del trabajo que crea graves problemas de demanda. No soy muy favorable a la cultura talmúdica de recurrir a citas de los grandes textos, pero me veo en la necesidad de hacerlo en esta ocasión. Marx escribió en El Capital lo siguiente: “Los trabajadores son importantes para los mercados como compradores de bienes y servicios. Ahora bien, la dinámica del capitalismo lleva a que los salarios –el precio de un trabajo- bajen cada vez más, motivo por el que se crea un problema de falta de demanda de aquellos bienes y servicios producidos por el sistema capitalista, con lo cual hay un problema, no solo en la producción, sino en la realización de los bienes y servicios. Y este es el problema fundamental en la dinámica capitalista que lleva a un empobrecimiento de la población, que obstaculiza a la vez la realización de la producción y su realización”. Más claro, el agua. Esto no es Keynes, es Karl Marx. De ahí la necesidad de trascender el capitalismo estableciendo una dinámica opuesta en la que la producción respondiera a una lógica distinta, en realidad, opuesta, encaminada a satisfacer las necesidades de la población, determinadas no por el mercado y por la acumulación del capital, sino por la voluntad política de los trabajadores.

De ahí se derivan varios principios. Uno de ellos, revertir las políticas derivadas del domino del capital (tema sobre el cual Keynes no habla nada), aumentando los salarios, en lugar de reducirlos, a fin de crear un aumento de la demanda (de lo cual Keynes sí que habla) a través del aumento de las rentas del trabajo, vía crecimiento de los salarios o del gasto público social, que incluye el Estado del bienestar y la protección social que Kalecki define como el salario social.

Mirando los datos se ve claramente que hoy las políticas neoliberales realizadas para el beneficio del capital han sido responsables de que desde los años ochenta las rentas del capital hayan aumentado a costa de disminuir las rentas del trabajo (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actual” en Le Monde Diplomatique, julio 2013), lo cual ha creado un grave problema de demanda, que tardó en expresarse en forma de crisis debido al enorme endeudamiento de la clase trabajadora y otros componentes de las clases populares (y de las pequeñas y medianas empresas). Tal endeudamiento creó la gran expansión del capital financiero (la banca), la cual invirtió en actividades especulativas, pues sus inversiones financieras en las áreas de la economía productiva (donde se producen los bienes y servicios de consumo) eran de baja rentabilidad precisamente como consecuencia de la escasa demanda. Las inversiones especulativas crearon las burbujas que, al estallar, crearon la crisis actual conocida como la Gran Depresión. Esta es la evidencia de lo que ha estado ocurriendo (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015)

De ahí que la salida de la Gran Crisis (en la que todavía estamos inmersos) pase por una reversión de tales políticas, empoderando a las rentas del trabajo a costa de las rentas del capital. Esta es la gran contribución de Kalecki, que muestra no solo lo que está pasando, sino por dónde deberían orientar las fuerzas progresistas sus propuestas de salida de esta crisis, y que requieren un gran cambio en las relaciones de fuerza Capital-Trabajo en cada país. El hecho de que no se hable mucho de ello responde a que las fuerzas conservadoras dominan el mundo del pensamiento económico y no permiten la exposición de visiones alternativas. Y así estamos, yendo de mal en peor. Las cifras económicas últimas son las peores que hemos visto últimamente.

(http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2016/08/01/marx-llevaba-bastante-razon/)

lunes, 4 de abril de 2016

Todo Parado: Déficit Y Gasto Fuera De Control

Todo parado: déficit y gasto fuera de control
Por: Roberto Centeno.
La clase política española, la más incompetente y apátrida de Occidente y a la que solo le importa el poder, tiene el país paralizado. No le importa que cada semana tengamos que endeudarnos en 5.000 millones de euros para financiar un modelo de Estado inviable y corrupto hasta la médula, un cáncer que está devorando a la nación; que haya cinco millones de parados, de los que 3,5 están tirados en la cuneta sin ayuda ni prestación alguna; que seamos el país con más desigualdad de Europa, donde uno de cada tres niños vive por debajo del umbral de la pobreza; que el sistema de pensiones esté quebrado, o que España esté al borde del abismo y con los pies colgando, con el gasto público fuera de control y una burbuja de deuda imposible de pagar que será la ruina de varias generaciones.
En ningún momento esta banda de los cuatro, que ha sobrepasado los límites de la decencia, ha debatido cómo solucionar los graves problemas de España. Solo han discutido sobre quién va a mandar y cuántas poltronas se lleva cada uno, y para ello han traicionado los estatutos de los propios partidos y a su propia madre si fuera menester.Solo hay algo en lo que todos están de acuerdo: más gasto, más impuestos y más deuda. PSOE/C's propugnan un incremento del gasto en 60.000 millones, Podemos de 96.000 millones y el PP no dice nada. Pero no hace falta, jamás ha cumplido los objetivos de déficit. Rajoy rechazó irresponsablemente un rescate a cambio de recortar gasto, nos endeudó en 500.000 millones y elevó la fiscalidad, particularmente de la clase media, al nivel más alto de nuestra historia.
¿Y qué decir del Gobierno en funciones? Era obvio, y así lo he venido afirmando desde hace meses, que el objetivo de déficit no se cumpliría, que sería superior incluso al de 2014 (el real es superior al publicado). Y ahora resulta que todos se asombran y rasgan las vestiduras, como si los gastos electoralistas fueran una fantasía de los 'catastrofistas', como si el déficit de la Seguridad Social no se supiera mes a mes que iba a doblar el de 2014 o como si se acabaran de enterar de que Rajoy y sus secuaces se han pasado la Ley de Estabilidad Presupuestaria por el forro desde 2012 y han dejado el gasto autonómico fuera de control.
La autonomía organizativa y de gasto de las comunidades autónomas es mucho mayor de la que dispone España frente a Europa
En lugar de intervenir las CCAA que no cumplieran, como se comprometió Rajoy y me confirmó personalmente Montoro, les han entregado 175.000 millones de euros vía fondos de liquidez y de pago a proveedores, sin intereses y sin control alguno. ¡Y ahora Montoro clama porque no cumplen!, ¡pero si llevan cuatro años sin cumplir! Y lo que es de cárcel: hace dos semanas prometen al sedicioso Junqueras 7.560 millones para devolver préstamos y financiar la independencia. Pero esta vez el descrédito institucional está siendo colosal. Toda la gigantesca patraña de excelente gestión económica y de reducción de los desequilibrios esenciales vendida por Rajoy y coreada por los medios se ha venido abajo. De Guindos hace dos semanas decía que “España siempre cumple”, cuando no ha cumplido jamás y se ha convertido en el hazmerreír de Bruselas. Solo el río de dinero del BCE y su férreo control de la prima de riesgo nos salvan de la quiebra inmediata.
Las cifras de un desastre económico y social
La mayoría de la gente no es consciente del desastre económico y social, aparte del político, a que nos han llevado los 40 años transcurridos desde la infausta Transición. PSOE y UCD primero (PP después) engañarían a los españoles robándonos la democracia e imponiéndonos un régimen oligárquico de partidos, aliados primero con la oligarquía económica y a su servicio después. Son los autores del desastre, cuya piedra angular fue la creación de un modelo de Estado disparatado y único en el mundo. El"café para todos” de Adolfo Suárez, uno de los políticos más irresponsables en siglos -es un insulto que el aeropuerto de Madrid lleve su nombre-, fue un error histórico por el que España se fragmentaría en 17 reinos de taifas que además nos está llevando a la ruina económica y a la destrucción política.
La oligarquía política encontraría en ello el terreno propicio para colocar a sus élites territoriales, que a su vez enchufaron a cientos de miles de parientes, amigos y correligionarios -dos millones a día de hoy-, y para justificar su existencia se dotarían a sí mismas de todos los mecanismos propios de estados independientes, multiplicando por 17 parlamentos e instituciones, creando leyes propias y una burocracia que hace casi imposible el desarrollo empresarial. Todo un caos organizativo, de proliferación de organismos innecesarios, de duplicidades y de gastos sin control alguno. España es el país de la UE con mayor porcentaje de descentralización del gasto, casi los dos tercios, y el que menos instrumentos de control dispone. La autonomía organizativa y de gasto de las comunidades autónomas es mucho mayor de la que dispone España frente a Europa.
En 1975, los hijos vivían mucho mejor que sus padres, hoy por primera vez en siglos los hijos viven peor que los padres y con unas expectativas de futuro sombrías
El Estado autonómico supone un despilfarro anual de más de 100.000 millones de euros.
La duplicidades entre AAPP cuestan 36.000 millones, las más de 3.000 empresas públicas inútiles creadas solo para colocar a cientos de miles de familiares y amigos y para ocultar deuda, 15.000; pero luego existen todos los disparates inimaginables: embajadas, observatorios, canales de televisión, consejos consultivos, etc. A ello se suman los gastos derivados del fraccionamiento de los servicios al perderse todas las economías de escala, o las más de 300.000 personas dedicadas a romper la unidad de mercado, con más de 100.000 leyes y reglamentos en vigor. Y por otro lado, los oligarcas del Ibex, según calcula la CNMC, cobran por los bienes y servicios que suministran a las AAPP 45.000 millones de euros anuales de más que lo que costaría en forma competitiva. Es de locos.
Que con estas cifras nos digan que como no podemos mantener las pensiones hay que crear un impuesto adicional por 20.000 millones, o que para pagar a los parados sin recursos o a los dependientes, para mejorar la educación, cuando sobran 25 universidades públicas, etc, se necesita subir impuestos y endeudarnos brutalmente, simplemente no tiene pase. De todas formás, la culpa la tenemos los ciudadanos, que en lugar de salir a la calle a pedir la cabeza de esta clase política incompetente, despilfarradora y corrupta, dejamos como corderos que nos arruinen y que acaben con nuestro futuro y el de nuestros hijos.
En 1975, España era la octava potencia económica del mundo; hoy somos la decimosexta.
En 1975, el PIB per cápita de España relativo a los nueve países centrales de Europa -antigua CEE- era del 81,4%, hoy es del 70%. En 1975, la industria representaba el 36% del PIB, hoy, convertidos en una economía de 'especuladores y camareros', representa el 15%. En 1975, el PIB per cápita de España era igual al de Irlanda, hoy el de Irlanda es un 46,6% mayor. En 1975, teníamos el cuarto mejor sistema de enseñanza pública de Europa, hoy uno de los peores. En 1975, la presión fiscal sobre el trabajo era del 14%, hoy es del 41%, frente al 36% de media de la OCDE. En 1975, los hijos vivían mucho mejor que sus padres, hoy por primera vez en siglos los hijos viven peor que los padres y con unas expectativas de futuro sombrías. Esta es la grandiosa herencia económica de la Transición.
El futuro económico inmediato
“Quiero un Gobierno que no robe y al que le cuadren las cuentas”, dice Rivera. Si esto es verdad, ¿cómo narices vas a formar Gobierno con el PSOE, que lleva robando desde 1982 y al que jamás le cuadraron las cuentas? Realmente grandioso, Albert. ¿Esto te lo ha contado Garicano, que dice que no podemos cumplir el déficit porque el despilfarro autonómico es intocable y que hay que subir impuestos o se te ha ocurrido a ti solito? Y este es el menos malo de la banda de los cuatro que tienen en sus manos el destino de España. Y ahora tratemos de extrapolar lo que sabemos para ver qué puede suceder en el futuro inmediato.
Empecemos por el crecimiento, tan ensalzado por medios y analistas, que ni se molestan en averiguar cómo se construye esta cifra y menos aún en contrastarla con la realidad. La cifra oficial es el 3,2% en 2015, les repito de nuevo cómo se calcula. Primero el BdE, sin dato contable alguno, a puro olfato a gusto del Gobierno de turno, adelanta una cifra estimada. Dos semanas después, el INE cuadra literalmente a martillazos sus cifras, que coinciden, ¡oh casualidad! al milímetro con las del BdE. El año que viene, cuando los datos macroeconómicos se revisen, dará la cifra de crecimiento definitiva de PIB 2015. ¿Y qué ha pasado con los PIB de 2011, 2012 y 2013? Pues que el crecimiento fue entre cuatro y cinco décimas inferior a la estimación oficial, lo que ha venido ocurriendo sistemáticamente desde 2008.
O sea, que dentro de un año nos enteraremos de que el crecimiento de 2015 no fue del 3,2% sino del 2,7 o el 2,8%. Y, entonces, ¿a quién narices le importará ya? Pero aquí y ahora, la cifra estimada parte de la base de que el crecimiento en el 4T fue del 0,8%. ¿Y cómo el crecimiento del 4T va a ser igual que el del 3T cuando se crearon 180.000 puestos de trabajo mientras que en 4T estos se desplomaron a solo 31.000? O ¿cómo es posible que el deflactor del PIB sea del +0,6 si el IPC ha caído un -0,5%? Si utilizamos el IPC para deflactar el PIB pm, el crecimiento no es del 3,2 sino del 2. Y en cuanto a 2016, la previsión que acaba de publicar el BdE es una broma, resulta inaudito que los medios lo comenten como si fuera la Biblia sin que nadie se moleste en contrastar nada, ni en explicar que el BdE nunca ha dado una en sus previsiones excepto sobrevalorarlas.
Dentro de un año, nos enteraremos de que el crecimiento de 2015 no fue del 3,2% sino del 2,7 o el 2,8%. ¿A quién narices le importará ya?
Para empezar, el crecimiento del T1 no es del 0,7, sino del 0,6; y a nivel año la estimación no es del 2,7%, sino del 1,5 (0,6, 1T; 0,5, 2T; 0,3, T3, y 0,1, 4T), y lo que es peor: casi cero para 2017. Si analizamos los indicadores económicos más significativos, el crecimiento de las ventas en grandes empresas ha caído un 3,9% respecto al 4T de 2015; el crecimiento del consumo de energía eléctrica corregido ha pasado de un +2,5 al -0,7%; el IPI, del 4,2% al 3,2; el crecimiento del consumo aparente de cemento es un tercio inferior; el crecimiento de la matriculación de vehículos de carga es casi la mitad; la negatividad del saldo comercial exterior ha crecido en un 25%, y los indicadores de confianza industrial y del consumidor se han desplomado al -1,9 y al -2,5% respectivamente, o veamos los PMI manufacturero y de servicios, que indican que la tendencia futura va en caída: ¿de dónde sacan los artistas del BdE que el crecimiento ha sido solo una décima menor?
Respecto al déficit de 2015, la cifra dada por Montoro no es que sea falsa, es que es groseramente falsa. Según esta, el déficit de la Seguridad Social es del 1,26% del PIB, o 13.500 millones de euros, sin embargo, y a falta de los datos de diciembre, que ¡oh casualidad! aún no están publicados aunque sí los de enero de 2016, los recursos no financieros han crecido en 2015 un 0,8% mientras que los gastos no financieros lo han hecho al 5,8%. Extrapolando el mes que falta, el déficit es de 20.000 millones, el doble de 2014. Esto significa que el déficit de las AAPP es 6.500 millones superior al que ha dicho Montoro o 0,6 puntos de PIB. Si a esto le sumamos el que Montoro ha dejado los cajones llenos de facturas y las CCAA hasta los armarios,el déficit público real supera el 6% ampliamente. ¡ A ver cuándo Bruselas empieza a comprobar algo para variar!
Y así las cosas, con Rajoy como presidente del Gobierno, un desastre sin paliativos que habiendo tenido todo el poder para cambiar España lo ha empleado para endeudarla y empobrecerla hasta el límite, o con un Sánchez que no podría gestionar ni una tienda de chuches, nuestra ruina está asegurada. ¿Cuándo ocurrirá esto? España necesita en 2016 y siguientes obtener en torno a 250.000 millones de euros anuales en los mercados para renovar deuda y deuda nueva, una cifra que causa vértigo y que sin el blindaje del BCE sería imposible. Que la banda de los cuatro diga que se acabó la austeridad es de traca, ¿nos van a prestar acaso 300.000 millones cada año para gastar lo que nos dé la gana? Por lo tanto, cualquier variación en la percepción del riesgo España en los mercados o que Bruselas exija el recorte inmediato del gasto pondrán punto final a este desastre. Desgraciadamente y mientras tanto, nos freirán a impuestos y completarán la destrucción de la clase media y el hundimiento de las pensiones.

http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2016-04-04/todo-parado-deficit-y-gasto-fuera-de-control_1178039/

jueves, 31 de marzo de 2016

10 Cosas Que Todo Brasil Necesita Saber



10 cosas que todo Brasil necesita saber
Igor Fuser

1. El pedido de destitución de la presidenta Dilma Rousseff no tiene nada que ver con la operación Lava Jato, ni con ninguna otra iniciativa de combate a la corrupción. Dilma no es acusada de robar centavo alguno. El pretexto utilizado por los políticos de oposición para tratar de desplazarla del gobierno, es el llamado "maquillaje fiscal", es un procedimiento de gestión del presupuesto público de rutina en todos los niveles de gobierno, federal, estatal y municipal, y fue adoptado en los mandatos de Fernando Henrique Cardoso y Lula sin ningún problema. Ella, simplemente, puso dinero de la Caixa Econômica Federal en programas sociales, para poder cerrar las cuentas y, al año siguiente, devolvió el dinero a la Caixa. No obtuvo ningún beneficio personal y ni sus peores enemigos logran acusarla de algún acto de corrupción.
2. Justamente por eso el pedido de destitución es un golpe, ya que la presidenta sólo puede ser separada si se demuestra que ha cometido un crimen -y ese crimen no ocurrió, tanto que, hasta ahora, el nombre de Dilma ha quedado fuera de todas las investigaciones de corrupción, pues no existe, contra ella, ni la misma la más mínima sospecha.
3. Al contrario de la presidente Dilma, los políticos que piden la destitución están más sucios que un palo de gallinero. Eduardo Cunha (PMDB-RJ), quien como presidente de la Cámara es responsable del proceso de destitución, recibió más de R $ 52 millones tan solo de la corrupción en la Petrobras y es propietario de depósitos millonarios en cuentas secretas en Suiza y en otros paraísos fiscales. En la comisión de diputados que analizará el pedido de destitución, con 65 integrantes, 37 (¡más de la mitad!) están en la mira de la Justicia, investigados por corrupción. Si ellos logran deponer a la presidenta, esperan recibir, a cambio, la impunidad por las estafas cometidas.
4. Quien lidera la campaña por la destitución es el PSDB, partido opositor derrotado en las elecciones presidenciales de 2014. Su candidato, Aecio Neves, pretende alcanzar en el escritorio el resultado político que no fue capaz de obtener en las urnas, irrespetando el voto de 54.499.901 brasileños y brasileñas que votaron por Dilma (3,4% más que los votantes de Aecio en la segunda ronda).
5. Si se consuma el golpe, la oposición aplicará todas las propuestas elitistas y autoritarias que Aecio planeaba implementar si hubiese ganado la elección. El presidente golpista, con toda seguridad, cambiará la legislación laboral, en detrimento de los asalariados; revocará la política de valoración del salario mínimo; implementará la terciarización de la mano de obra sin restricciones; entregará las reservas de petróleo del pré-sal a las corporaciones transnacionales (como defiende el senador José Serra); privatizará el Banco do Brasil y la Caixa Econômica Federal; introducirá la educación pagada en las universidades federales, como un primer paso hacia su privatización; reprimirá los movimientos sociales y a la libertad de expresión en Internet; expulsará a los cubanos que trabajan en el Programa Más Médicos; dará luz verde al agronegocio para apropiarse de las tierras indígenas; eliminará la política exterior independiente, degradando el Brasil al papel de sirviente de Estados Unidos. Es eso, mucho más que el mandato de la presidenta Dilma o el futuro político de Lula, lo que está en juego en la batalla del juicio político.
6. Es un engaño suponer que la economía mejorará después de un eventual cambio en la presidencia de la República. Todos los factores que llevaron al país a la crisis actual continuarán presentes, con varios agravantes. La inestabilidad política será la regla. Los líderes de la actual campaña golpista pasarán a luchar cuerpo a cuerpo por el poder como pirañas alrededor de un trozo de carne. Y Dilma será reemplazada por un sujeto débil, Michel Temer, más interesados en asegurar su futuro (sin duda una silla en el Tribunal Supremo Federal) y protegerse de las acusaciones de corrupción antes que gobernar efectivamente. La inflación seguirá aumentando, y el desempleo también.
7. En el plano político, Brasil se sumergió en un período caótico, de fuerte inestabilidad. El derrocamiento de una presidenta electa, sacramentada por el voto, llevará al país a que, por primera vez desde el fin del régimen militar, al frente del Ejecutivo estará un mandatario ilegítimo, rechazado por una gran parte de la sociedad.
8. El conflicto dará la tónica de la vida social. Las tendencias fascistas, ensañadas con el golpe, se van a sentir liberadas para poner en práctica sus impulsos violentos, expresados simbólicamente, en las imágenes de muñecos colgados mostrando la gorra del MST o la estrella del PT y, de una forma más concreta, en las invasiones y ataques contra sindicatos y partidos políticos, en los ataques salvajes a personas cuyo único delito es vestir una camisa de color rojo. El líder de esta corriente de extrema derecha, el diputado Jair Bolsonaro, ya defendió abiertamente, en una de las manifestaciones a favor del juicio político, que cada hacendado cargue consigo un rifle para matar militantes del MST.
9. Los sindicatos y los movimientos sociales no se quedarán con los brazos cruzados ante la truculencia de la derecha y la ofensiva gobiernista y patronal contra los derechos sociales conquistados durante las últimas dos décadas. Va a resistir por todos los medios - huelgas, ocupaciones de tierras, bloqueos de carreteras, toma de edificios, y mucho más. Brasil se tornará un país desgarrado, por culpa de irresponsabilidad y de la ambición desmedida de media docena de políticos incapaces de llegar al poder por el voto popular. Eso es lo que nos espera si el golpe contra el presidente Dilma se consuma.
10. Pero eso no sucederá. La movilización de la ciudadanía en defensa de la legalidad y de la democracia está creciendo, con la adhesión de más y más personas y movimientos, independientemente de su afiliación política, creencias religiosas y de si apoyan o no la política oficial. La opinión de cada uno de nosotros sobre el PT o el gobierno Dilma ya no es lo que importa. Están en juego la democracia, el respeto al resultado de las urnas y la norma constitucional que prohíbe la aplicación de un juicio político sin la existencia de un delito que justifique esta medida extrema. Más y más brasileños están percibiendo esto y saliendo a las calles contra los golpistas. Este 31 de marzo, la resistencia democrática trabará una batalla decisiva.
Es esencial la participación de todos, en cada rincón de Brasil. Todos precisamos salir a las calles, en defensa de la legalidad, de la Constitución y de los derechos sociales. ¡Todos juntos! ¡El fascismo no pasará! ¡No va haber golpe! (Traducción ALAI)

- Igor Fuser es profesor de relaciones internacionales en la Universidad Federal de ABC (UFABC).

Fuente: http://www.alainet.org/es/articulo/176376

miércoles, 30 de marzo de 2016

Europa Años 30, ‘Reloaded’

Europa años 30, ‘reloaded’

Una relectura de ‘Los orígenes del totalitarismo’, de Hannah Arendt, revela que hoy, como ayer, decisiones burocráticas, frías y racionales organizan el horror para miles de personas
VÍCTOR ALONSO ROCAFORT


30 DE MARZO DE 2016

En 1951 Hannah Arendt publicó Los orígenes del totalitarismo. Al final de su segundo volumen incluyó un capítulo clave para comprender la situación de migrantes y refugiados en Europa. Allí describe lo sucedido en los años 30, y lo chocante es que en gran parte refleja la situación actual. Además la autora judía plantea (cruciales) problemas políticos de fondo, aún hoy sin resolver.
El texto de Arendt lo he recomendado en diversos foros y escritos. En esta ocasión trataré de trasladar la esencia de sus ideas a la situación crítica que vivimos para denunciar que se está repitiendo lo que tantas veces dijimos que impediríamos. Lo entrecomillado es de Arendt.
Estamos ante una cadena de acontecimientos originada por las irresponsables decisiones tomadas en organismos de dudosa legitimidad democrática. La deriva es “estúpida” y de terribles consecuencias. Vamos hacia un abismo bien conocido por la vieja Europa.
En el caso español el presidente de un gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha firmado en nombre de España el Acuerdo entre la UE y Turquía sin presentarlo siquiera previamente al Parlamento. En el Consejo Europeo por su parte se hace y se deshace, como es costumbre, sin consultar a la ciudadanía y minusvalorando al Parlamento Europeo. En este caso se ha sepultado un derecho humano fundamental en otra de sus blindadas cumbres.
Hoy como ayer decisiones burocráticas, frías y racionales organizan el horror para miles de personas.
Las últimas decisiones de la Unión Europea (UE) muestran la esencia criminal del proyecto de las élites del continente. El dogma neoliberal de los recortes sociales en defensa de las oligarquías económicas y el acuerdo contra los refugiados derriban del todo la fachada que la UE a duras penas mantenía los últimos años. Es urgente reconstruirla desde los valores europeos, humanistas, antifascistas y solidarios por los que la izquierda una vez luchó en el continente. Precisamos recuperar una ética de la resistencia frente a la barbarie.

Durante siglos, especialmente en las guerras de religión europeas, la población que huía de un conflicto bélico hallaba abrigo y refugio en otro país. La “larga y sagrada historia” de este derecho “se remonta a los auténticos comienzos de la vida política regulada”. Esto finaliza en los años de entreguerras con las consecuencias que todos sabemos. Recordemos que el derecho que de nuevo hoy se abole es nada más y nada menos “el símbolo de los derechos humanos en la esfera de las Relaciones Internacionales”.
Uno de los cínicos argumentos manejados por los fascistas en el siglo XX era que los derechos humanos que esgrimían las democracias no eran más que papel mojado, declaraciones nominales que escondían que el mundo real funcionaba de otra manera. En la década de los treinta se pudieron escuchar las risotadas de Hitler, Goebbels y compañía cuando las autodenominadas democracias liberales deportaban, perseguían y encerraban refugiados. “¡Veis, teníamos razón!”, bramaban ufanos en sus comunicados, algunos de los cuales Arendt recoge.
La defensa de los derechos humanos es vital para que no domine de nuevo el fascismo en Europa, para no darles la razón. Los partidos fascistas en Europa son votados hoy por el 30% de votantes en ciudades como Viena, avanzan firmes de la mano de Marine Le Pen en Francia, siguen inquietando en Grecia, logran porcentajes de hasta el 25% en algunos Länder alemanes, por no hablar de su preeminencia en países como Dinamarca, Hungría, Suecia, Finlandia o Polonia, entre otros. Al igual que entonces se utilizaron las tensiones bélicas y nacionalistas resultantes de una política internacional lamentable, hoy se utiliza el terrorismo surgido de un escenario igual de penoso como corriente emocional para cerrar comunidades agresivas en el interior.

En este contexto de fortalecimiento del fascismo, al comprobar que el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el relativo al derecho de asilo, deja de tener efecto en la Unión Europea, decir que estamos alarmados es quedarse cortos.
La situación de los refugiados y refugiadas procedentes en su mayor parte de Siria, pero no sólo, muestra con toda crudeza la situación del resto de migrantes en Europa. En los últimos 15 años las políticas migratorias decididas por líderes europeos votados por casi todos han convertido el Mediterráneo en una enorme fosa común que ha recibido más de 25.000 cadáveres, sin contar los no identificados.
En nuestras comunidades políticas se ha aceptado, sin grandes protestas, que haya ciudadanos de primera y de segunda dependiendo de su origen nacional y su renta. Se ha aceptado que tengamos muros y alambradas, centros de internamiento y redadas racistas. Tenemos vecinos que viven permanentemente con miedo al internamiento forzoso y la deportación sólo por venir de otro país pobre o en guerra con los bolsillos vacíos. No hay más delito. Se les ataca oficialmente, día y noche, por “su simple presencia en el mundo”.
Refugiados y migrantes económicos, familias enteras que huyen del horror, no han hecho así nada punible, son completamente inocentes. Es más, son víctimas de conflictos bélicos e injusticias económicas. Y sin embargo son expulsados y maltratados por las autoridades estatales de la UE. La construcción de sus vidas en tierra europea no es que sea vulnerable, es lo siguiente. Por supuesto que como en todo colectivo de millones de personas donde corre la vida los habrá bondadosos y malvados, genios y zotes, altos y bajos. No son figuras pasivas de un drama televisado. Es más, con la determinación de su viaje se han mostrado plenamente activos para escapar de un futuro impuesto de bombas y escasez.

Ahora se les priva de una ley que les proteja, de una comunidad política, de unos derechos. “Se les priva de un lugar en el mundo”. Son refugiados arrojados a campos inmundos porque son “los indeseables de Europa”. Por eso se paga a Turquía.
Johan Galtung denominaba como violencia estructural a las condiciones económicas que impiden llevar una vida digna. Los migrantes que huyen de esa pobreza que violenta el cuerpo y el alma, los migrantes que huyen de las guerras, no encuentran acogida en un continente relativamente próspero y en paz como es Europa porque así lo están decidiendo nuestros gobernantes en nuestro nombre.
“Lo que carece de precedentes no es la pérdida de un hogar, sino la imposibilidad de hallar uno nuevo (…) No tenía nada que ver con un problema material o superpoblación. Era un problema, no de espacio, sino de organización política”.
A día de hoy alrededor de seis millones de refugiados sirios se encuentran en Jordania, Líbano y la propia Turquía. La UE, mucho más rica, apenas había aceptado entre 2011 y 2014 al 12% del 1,8 millón de sirios que había solicitado asilo (unas 200.000 personas). Del plan de 160.000 personas a las que asilar que se había acordado el pasado septiembre, la UE sólo ha recolocado unos centenares cerrando casi por completo sus fronteras. Recordemos que de los millones de “personas desplazadas” en el mundo, eufemismo que según denunciaba Arendt iría sustituyendo paulatinamente al término apátrida, tan sólo un 14% llegaron a países industrializados.
La comunidad política que surge de las revoluciones modernas europeas frente al Antiguo Régimen tuvo claro desde el principio la defensa del imperio de la ley frente al uso despótico y arbitrario del poder que conllevaba el absolutismo. Esta defensa significa aceptar la igualdad de todos ante la ley, un elemento democrático que había de servir además como protección de los más débiles.
En la crisis de los refugiados se hace evidente al mundo, en su máxima crudeza, una ruptura con el principio de igualdad ante la ley que llevaba tiempo dándose en la UE. La Europa fortaleza de Schengen está detrás de la ruptura de los Tratados internacionales que se ha perpetrado estos días. Sin aquello esto de hoy resulta inexplicable.

“La nación-Estado no puede existir una vez ha quedado roto su principio de igualdad ante la ley”, insistía Arendt. Una vez quebrado este principio se ha generado oficialmente en el continente personas privilegiadas frente a individuos desfavorecidos. “¿Qué es el tercer estado?”, hemos de clamar de nuevo con Emmanuel Sieyès.
La libertad de movimiento para Arendt es la libertad fundamental, la originaria. Está íntimamente ligada a la libertad de movimiento en el pensar. La creación de campos de internamiento forzoso como solución rutinaria para migrantes y refugiados en Europa es una acción propia del fascismo, nunca de una democracia. No digamos ya su deportación.
El lema de Hitler hoy no podemos repetirlo, siquiera en voz baja: “Justo es lo que es bueno para el pueblo alemán”. Este Tratado sabemos que no es justo, pero tampoco es bueno para el pueblo europeo.
Inquieta seguir leyendo a Arendt: “La aparición de Gobiernos totalitarios es un fenómeno interior, no exterior, a nuestra civilización”.
Nuestro modelo de comunidad política aún se basa en la ajada trinidad Estado-nación-territorio, el llamado principio de las nacionalidades. No bastaron dos guerras mundiales para cambiarlo. Se sustenta así en la exclusión de los no nacionales, en la adquisición de derechos efectivos por la sangre y la tierra (ius sanguinis y ius soli, pilares de nuestros Códigos Civiles), en procesos complejos de naturalización. Como advirtió Arendt, se pensó que al vencer a los nazis se resolverían los problemas que cristalizaron en los horrores de Auschwitz. Pero a ella le internaron en un campo los franceses, como solía recordar.
El refugiado es “la figura política fundamental de nuestro mundo” desde hace cien años, con casi 60 millones en todo el planeta. Y subiendo. Multiplicar vallas y campos no está funcionando.
Fomentar la paz y las relaciones económicas justas es el objetivo fundamental. Pero las grandes palabras no bastan solas. Hemos de adaptar nuestras sociedades y comunidades políticas a la acogida desde ya, defender los derechos para todos los humanos y no sólo para los de nuestra sangre. El proyecto europeo del que nos sentíamos tan orgullosos no era el de las Leyes de Núremberg o Vichy, ya sabemos que tampoco el de la CECA o Maastricht.
La Convención de Ginebra, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Carta Social Europea, el Convenio Europeo de Derechos Humanos, son textos legales hoy violados por la UE a los que nos debemos agarrar con fuerza para detener esta barbarie. Se necesita todo el apoyo de la población en las querellas criminales anunciadas contra los responsables de esto.
Hemos de cambiar radicalmente la política migratoria de nuestros Estados. Atrevámonos a repensar el papel de las fronteras, la escala de nuestra política, los derechos de ciudadanía, el reparto de la riqueza y el modo de vida ecológica y humanamente sostenible que construir. Hemos de fortalecer un ethos democrático que se ha ido perdiendo aplastado por el dominio de un sentido común neoliberal que, de la mano de la glorificación del egoísmo y la codicia, ha traído miedos y prejuicios una vez más a amplias capas de ciudadanos europeos.
Reconstruyamos un carácter europeo capaz de defender con coraje y altruismo el derecho a tener derechos, la democracia. Lancémonos a innovar políticamente. Organicémonos una vez más, acudamos a las fronteras si es preciso, desobedezcamos a gran escala si con eso salvamos miles de vidas hoy en el alambre. Difundamos una nueva visión política para Europa, presionemos desde abajo para que, una vez haya nuevo gobierno, éste se desmarque de las directrices injustas e ilegales del Consejo. Defendamos, finalmente, la dignidad de todos los europeos y europeas que no nos dejamos arrastrar por el crimen.

Víctor Alonso Rocafort es Doctor en Teoría Política. Autor de Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010). Miembro del Colectivo Novecento. Candidato al Congreso en la lista de Unidad Popular-IU por Madrid.

Fuente: http://ctxt.es/es/20160330/Firmas/5062/refugiados-crisis-inmigracion-acuerdo-UE-Turquia-totalitarismos-Arendt-campos-internamiento-Hitler-Europa-Europa-contra-s%C3%AD-misma-Tribunas-y-Debates.htm#.Vv0BkLzu6FU.twitter

viernes, 18 de diciembre de 2015

Balance "Progresista", por Hoenir Sarthou

Balance "Progresista" 


Por Hoenir Sarthou
(Publicado a la‎(s)‎ 16 dic. 2015 14:48 por Semanario Voces)

El año 2015 se cierra con una oleada de crisis políticas y derrotas electorales para varios gobiernos “progresistas” o “de izquierda” de América Latina.

Las izquierdas gobernantes se ven en problemas. En Brasil, el gobierno de Dilma está en entredicho por el interminable asunto de la corrupción en Petrobrás. En Argentina, contra lo que pronosticaban las encuestas, la derrota electoral del kirchnerismo determinó ya un cambio de orientación  económica y política. Y, en Venezuela, las elecciones legislativas fueron una señal muy clara de lo que pasará con el gobierno de Maduro si no media algún cambio, que no se ve en el horizonte.

El Uruguay tampoco es completamente ajeno al fenómeno. La “desaceleración”, o crisis económica, comienza a vislumbrarse y trae recortes. Tras ella, asoma una deuda pública enorme, sobre todo para una perspectiva de vacas flacas. El gobierno tiene el menor índice de aprobación de los últimos once años y chapotea en un nuevo pozo embarrado, que esta vez se llama “Ancap”, pero antes se llamó “Pluna” y dentro de no mucho podrá llamarse “regasificadora”.  El pozo debe de ser hondo, porque los gobernantes han perdido la elegancia y se arrojan la culpa entre sí como si fuera una papa caliente.

Alentado por esas señales críticas, el viejo discurso del liberalismo económico toma fuerza y embiste, desde dentro y desde fuera de fronteras. Así, volvemos a oir hablar de “eficiencia”, de “gestión”, de “desregulación”, de “modernizarse”, de “competencia”, de “libertad de comercio” y de “libertad del consumidor”. Quien no haya vivido los años 90, podrá creer que se trata de ideas nuevas. Quienes vivimos esos años sabemos que, cuando fueron puestas plenamente en práctica, generaron en nuestros países enorme riqueza para muy pocos y una terrible miseria popular, que, curiosamente, desembocó en la apuesta generalizada a los gobiernos “progresistas”.

¿Qué ha pasado en estos años con los gobiernos “de izquierda” y “progresistas” de Latinoamérica? ¿Por qué este reflujo político e ideológico que amenaza con devolvernos al pasado?

Para responder a esas preguntas conviene recordar primero qué es el “progresismo” y en qué forma y por qué fue sustituyendo al término “izquierda”.

El “progresismo” es un nuevo nombre y una nueva actitud que adoptaron muchas fuerzas de izquierda para sobrevivir a la caída del “socialismo real” (la URSS y sus satélites). Desacreditado el socialismo estatista como vía para la reorganización social, muchos partidos de origen marxista asumieron que el capitalismo era una realidad a la que no se podía rehuir. Se postularon entonces para el gobierno ofreciendo dos cosas: a) vía libre para el ingreso a sus respectivos países de capitales e inversiones y el acatamiento de las reglas de juego del mercado global; b) políticas sociales que suavizaran los efectos más dañosos del sistema económico, especialmente para los sectores excluidos por el mismo sistema.

En algunos casos (Uruguay es uno de ellos) el “progresismo” se alió con los defensores de causas que no contradicen frontalmente al sistema económico, feminismo, movimiento gay, grupos raciales, dando lugar así a cosas como la llamada “nueva agenda de derechos”, que ha revestido al progresismo de cierto aire de “corrección política”.

Si bien el régimen chavista no calza exactamente en ese modelo, en algunos aspectos, justamente los que me propongo señalar en este artículo, su diferencia con el “progresismo” es en cierta medida retórica. Ya veremos por qué.

¿Cuál es el problema del “progresismo”?  

 Una primera mirada hace pensar que el problema es una combinación de ambigüedad ideológica, corrupción, soberbia y desprecio por el marco institucional.

Tal vez la gran convicción –no dicha- del “progresismo” es que teniendo buenos números macroeconomicos, posibilitados por la inversión extranjera o por la venta de materias primas y de recursos naturales, y dando cosas, servicios médicos, canastas de alimentos, transferencias económicas, permitiendo el acceso de los más pobres a ciertos niveles de consumo, es posible hacer cualquier cosa desde los cargos de gobierno. Y la realidad, en particular los resultados de las elecciones hasta ahora, parecía confirmar esa tesis.

Pero, como bien dice el refrán, “no hay tiempo que no se acabe ni tiento que no se corte”. El talón de Aquiles del “progresismo” es la falta de recursos. La baja de valor de sus recursos naturales, o las crisis de los mercados que los compran, deja a esos regímenes privados de su arma preferida y casi única: la transferencia de recursos para calmar los conflictos y las disconformidades sociales.

No es casualidad que el desarrollo cultural y educativo, así como la formación politica, hayan sido descuidados por los regímenes “progresistas”. Es que resulta mucho más fácil conseguir la conformidad social mediante la transferencia de recursos económicos.

Quizá el gran drama de la era “progresista” –y esto es aplicable también al chavismo- sea que acostumbró a la población de sus países a ser satisfecha con cosas materiales, con consumo, con la sensación de prosperidad.  En lugar de formar ciudadanos, formó consumidores y público aplaudidor, mientras que los gobernantes se iban acostumbando a disfrutar de los privilegios del poder

 Pero, ¿qué ocurre cuando los recursos dejan de ser tan abundantes? ¿Qué pasa, incluso, cuando los consumidores ven que sus gobernantes abusan de los bienes de todos y a la vez entonan discursos de austeridad?

El drama de los gobiernos “progresistas”, y de algunos otros que no se autocalifican así, pero en estos temas actúan igual, es que creen en la omnipotencia de la política, entendida como ejercicio del poder estatal. Olvidan que la verdadera batalla, la que puede determinar que un pueblo sea libre y se autogobierne, se libra en el plano de la cultura y de la formación como ciudadanos.

Prometer la abundancia interminable y el goce de nuevos e infinitos derechos es todo lo contrario de promover la ciudadanía y la cultura. Porque la ciudadanía es ante todo responsabilidad. Y la cultura es indispensable para ejercer la ciudadanía.

La crisis que parece afectar a los gobiernos “progresistas” puede ser una buena oportunidad para reflexionar sobre el futuro. Porque no todas son pálidas.

Las recientes experiencias electorales en Argentina y Venezuela demuestran que algo nuevo se ha incorporado a la cultura política de esos pueblos. Atrás quedaron los tiempos mesiánicos en que la izquierda creía que “La Revolución” era un cambio irreversible, insometible a voluntades populares o a consultas democráticas. Los gobiernos de Argentina y Venezuela, pese a sus tremendos conflictos con la oposición, reconocieron su derrota y acataron la voluntad popular. Ese acatamiento, curiosamente, también legitima sus triunfos anteriores. Y anuncia la posibilidad legítima de triunfos futuros.

Las conquistas y los triunfos políticos, que se materializan y dependen de controlar el aparato del Estado, son logros efímeros. En cambio, las convicciones que se encarnan en la cultura de un pueblo son conquistas duraderas.

La era de los gobiernos “progresistas”, si acaso concluye, dejará pocas innovaciones duraderas en la cultura de sus pueblos. No ha aparejado un nuevo concepto de ciudadanía, ni una revisión de nociones como la de propiedad de la tierra y de otros recursos naturales, ni nuevos valores culturales y artísticos, tampoco dio lugar a una revolución educativa, capaz de modificar nuestra mirada sobre la realidad.

Son temas enormes, sobre los que deberíamos reflexionar, en lugar de concentrar siempre y exclusivamente la atención en el juego político electoral.

Fuente:INDISCIPLINA PARTIDARIA, la columna de Hoenir Sarthou
http://www.voces.com.uy/articulos-/indisciplinapartidarialacolumnadehoenirsarthoubalanceprogresista

lunes, 23 de noviembre de 2015

Con Macri Ganó El Neoliberalismo?

Con Macri: ¿Ganó El Neoliberalismo?

(http://www.telesurtv.net/news/Con-Macri-gano-el-neoliberalismo-20151122-0055.html.)

Para Mauricio Macri, hoy presidente de Argentina, Israel es una referencia como “un pueblo de lucha y de trabajo”.
Mauricio Macri, gobernador saliente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires asumirá el 10 de diciembre la presidencia del país tras ganar con el 51,44 por ciento la segunda vuelta electoral. Su gestión en la capital estuvo marcada por críticas en materia de obras públicas, sobre todo en el área de asfaltado, una inexistente política de construcción de viviendas y el endeudamiento público desmedido.

Macri ha planteado retomar algunas de las medidas de tendencia neoliberal que causaron la severa crisis al final de la década de los noventa en Argentina, conocida como el “corralito financiero” que dejó al país en default,con una deuda que superaba el 120 por ciento de su PIB.  En el programa de teleSUR, La Entrevista Decide, el ministro de Economía y Finanzas argentino, Axel Kiciloff, explicó las causas y consecuencias que aún arrastra el Estado argentino (https://www.youtube.com/watch?v=zXs6I_D0vsw)


1.- Es el candidato de los mercados

El empresario Mauricio Macri, líder de Propuesta Republicana (Pro) y candidato de la alianza opositora Cambiemos, gobernó la capital argentina entre 2003 y 2015. Su fortuna viene del imperio creado por su padre, el italiano Franco Macri, quien desde 1970, ya era dueño de siete empresas pero tras concluir la dictadura militar tenían 46.

 (VER: http://www.telesurtv.net/news/Los-Macri-y-sus-negocios-durante-la-dictadura-argentina-20151112-0008.html)

Su​ política económica plantea la apertura a los mercados internacionales, la liberación del dólar, negociar con los fondos buitre, pactar con Reino Unido un acuerdo “amistoso” sobre las Islas Malvinas y dejar atrás los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.




Mauricio Macri y sus economistas adelantaron que su primera medida de gobierno sería eliminar las restricciones a la compra de dólares. El alza de la paridad oficial podría llegar a casi el 60 por ciento. La inflación se dispararía y el poder de compra del salario se destruiría, según han advertido expertos en la materia. 

Conozca todas las medidas anunciadas por Macri AQUÍ

3.- Sus peticiones a EE.UU.

Según las publicaciones de WikiLeaks y la difusión del periodista argentino, Santiago O´Donnell, Mauricio Macri, en su condición de jefe de Gobierno porteño se habría reunido en junio de 2008 con el gobernador de Carolina del Sur (EE.UU.), Mark Sanford, y pidió por mayores presiones para Néstor Kirchner, el entonces presidente argentino.

Esta solicitud de presionar al legítimo presidente de la nación argentina no se hizo en una sola oportunidad, sino en cinco y todas fueron rechazadas por Estados Unidos señalando que lo que ellos buscaban era mantener un buen vínculo. La entonces embajadora de EE.UU. en Argentina, Vilma Socorro Martínez, le dijo que el gobierno tenía como política mantener el buen vínculo y que ellos no tenían por qué hacer el trabajo que les corresponde a los políticos de la oposición.

4.- Los amigos de Macri

Diversos analistas políticos e intelectuales de la región han destacado los vínculos de Mauricio Macri con las “nuevas derechas” regionales: Henrique Capriles y Leopoldo López en Venezuela, Aécio Neves en Brasil, y Guillermo Lasso en Ecuador, entre otros representantes que también buscan disfrazar su discurso para intentar construir nuevas mayorías.

Su aliado más antiguo es el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quien en diciembre de 2010 consideró a Macri “una esperanza para todos los latinoamericanos” y  “una ilusión en toda nuestra región, que necesita líderes sobresalientes”.Leer más



Con la promesa de pedir la liberación de Leopoldo López al Mercosur, Mauricio Macri, dio luces como candidato de cómo sería su política internacional si fuera Presidente. López es un opositor de la ultraderecha venezolana que fue sentenciado por la justicia de su país a 13 años de prisión, por las protestas de 2014 que dejaron 43 personas muertas y cientos de heridos.

“Yo estoy comprometido con fortalecer la democracia, la libertad y los derechos, en caso de ser electo como Presidente, voy a pedir por los abusos que hay en Venezuela, por los presos políticos, por la participación de militares en el gobierno y porque se ejerza la cláusula democrática suspendiendo a Venezuela”, expresó durante su último debate público ante su contrincante Daniel Scioli.

También es cercano al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, a quien considera una referencia muy importante como “un pueblo de lucha y de trabajo”, pues cree que esta nación lucha contra el terrorismo.

Su intención es convertir a la Argentina en un aliado estratégico de Israel y que la relación con Irán se reduzca a un “estado mínimo”, señaló Claudio Avruj, un funcionario que acompañó a Macri a Israel, fue su subsecretario de Derechos Humanos y director de la organización judía Daia.



“La relación con Irán va a ser totalmente fría, en sus estados mínimos como lo está ahora con el gobierno de la Ciudad”, adelantó Avruj, que añadió que Macri buscaría derogar el memorando con Irán.

Macri ya adelantó esta postura a la exsecretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en un viaje que hizo a Nueva York en marzo de este año. Según artículo publicado en lapoliticaonline, Clinton le transmitió que “tiene la vocación de que la Argentina se sume a temas que son centrales en el mundo como el freno a la carrera armamentista” de Irán.

Un análisis publicado en el portal resumenlatinoamericano.org, Macri busca “una reorientación sionista de la política exterior argentina y separar a este país de la corriente soberanista y nacionalista de izquierda que gobierna en otros países latinoamericanos”. 

5.- Adiós a la integración latinoamericana


De acuerdo con el periodista y columnista internacional Alberto López Girondo, la derecha continental está con Macri para el regreso del neoliberalismo en Argentina. “Estos apoyan a Macri, entre otras cosas, porque consideran que una victoria de la derecha podría desencadenar un efecto dominó en la región”, apuntó López en entrevista con teleSUR.

Hay que tomar en cuenta que la ofensiva violenta, desestabilizadora y con fines golpistas en Venezuela y Brasil en 2014, se enmarca dentro de la denominada restauración conservadora que advirtió el presidente Rafael Correa, la misma que se trató de implementar en Ecuador en julio de este año.

La derecha sabe y está consciente que Latinoamérica ha cambiado. Ya no es la misma de hace 20-30 años cuando la larga noche neoliberal no parecía tener fin.

Esta mimetización del discurso político de las élites representadas en candidatos como Macri tiene un nombre: Hugo Chávez. La llegada al poder del líder bolivariano a la presidencia de Venezuela dio un giro a la correlación de fuerzas y al mapa geopolítico latinoamericano. Leer más

DESENCHÚFATE!!

<b>DESENCHÚFATE!!</b>
(Fotografía:El mejillón suicida)